Astropedia
Advertisement
Tierra.png

La Tierra es el tercer planeta en orden de distancia al Sol y quinto en tamaño entre los que forman el sistema solar. Es un esferoide ligeramente achatado por los polos. Las observaciones desde satélites han indicado otras pequeñas irregularidades en la forma de la Tierra. Su masa es aproximadamente de 5,98 × 1024 Kg. y tiene una superficie de 510.000.000 km.2 Las medidas aproximadas de la Tierra en el ecuador son: circunferencia, un poco más de 40.000 km.; diámetro, 12.750 km. Los océanos y los mares cubren aproximadamente el 71% de su superficie, dejando unos 149.000.000 km.2 de tierra seca.[1]

Es un planeta terrestre y rocoso. Tiene una superficie sólida y activa con montañas, valles, cañones, llanura, etc. El 70% de la superficie de la Tierra está cubierto por agua.

Nuestra atmósfera está compuesta en su mayoría de nitrógeno y tiene mucho oxígeno, que nos permite respirar. La atmósfera también nos protege de los meteoroides que entran, muchos de los cuales se rompen en la atmósfera antes de que puedan chocar contra la superficie como los meteoritos. [2]

Se formó hace más de 4,500 millones de años.

La Tierra orbita alrededor del Sol, la estrella que provee el nivel de luz y calor ideales para la vida. En términos básicos, el planeta experimenta dos movimientos: rotación y traslación. El primero es efectuado alrededor del eje polar en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, es decir, de oeste a este. El movimiento de traslación es el que realiza alrededor del Sol en una órbita casi circular.

Un día en la Tierra tiene una duración de 24 horas, pero si se trata de ser muy específicos, la NASA estima esta duración en 23.934 horas o 0.99726968 días terrestres. Esto es el período de rotación sideral. Ahora bien, 1 año terrestre dura 365.26 días, el tiempo que tarda en recorrer una órbita completa alrededor del Sol.

Los movimientos de la Tierra y las condiciones en que se encuentra en el Sistema Solar inciden en una serie de fenómenos increíbles y naturales: erupciones volcánicas, tormentas, terremotos, estaciones, eclipses, mareas y muchas más. Es un planeta tremendamente activo y en constante cambio.

La estructura terrestre está compuesta por 3 capas: corteza, manto y núcleo. La corteza es la capa más delgada y superficial, en cuyo exterior se encuentran sedimentos. El manto es la capa bajo la corteza y está formado por densas rocas. Representa cerca del 83 por ciento del volumen de la Tierra. El núcleo, por su parte, es la capa más profunda y al parecer contiene hierro, níquel y azufre.

El núcleo es el origen del campo magnético terrestre, el cual puede ser distorsionado por el viento solar (partículas con carga que el Sol expulsa de forma continua). Si las moléculas quedan atrapadas en el campo magnético, chocan con moléculas de aire en los polos, produciéndose así las bellísimas auroras boreales y auroras australes. [3]

Referencias

Advertisement